Es 2020 el más castigado para sociedad y empresariado: Creación de impuestos

Un gobierno sin voluntad política y sin visión de futuro: Ing. Víctor Escobar, presidente de la AMIC BC
Es 2020 el más castigado para sociedad y empresariado: Creación de impuestos

Tijuana.- Iniciamos el año con un aumento de impuestos a escondidas y la creación o invento de otros que hasta inconstitucionales son, manifestó el Ing. Víctor Escobar Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores de Baja California (AMIC BC), AC.

“Tal vez para nuestro gobierno no existen otras maneras de captar recursos, no pueden buscar innovar como hacerse de recursos, y solo les queda la clásica de todos los gobiernos con poca capacidad: la de aumentar impuestos para que el empresariado los trasmita a la ciudadanía en el consumo diario de todos los productos”, señaló.

Cuestionó por qué no considerar el apoyo a las empresas y hacer compromisos sólidos con las mismas, con el objetivo de seguir empujando las fuentes de empleo con mejores condiciones laborales y con ello, hacer del empresario un socio productor para el estado.

Con base en lo anterior, además de hacer crecer la economía, dijo el ingeniero, se permitiría que las empresas pagaran sus impuestos y, por ende, el estado y país tendrían una mayor recaudación; habría más recursos para infraestructura y desarrollo en Baja California.

“Es lógico entender que, teniendo más recursos en el estado, mejorarán sus calificaciones crediticias, y eso hace ver bien el gobierno, pero lo que ocupamos es que todos nos sintamos bien y estemos bien, seamos mejores y más productivos y eso solo lo logramos si trabajamos juntos sociedad, empresarios y gobierno para un beneficio de todos”, indicó.

El presidente de la AMIC BC propuso buscar otros esquemas que no sean la creación de impuestos, sino de apoyo para el fortalecimiento de las empresas. Recordó que el pasado 31 de diciembre, el Congreso estatal aprobó el presupuesto del 2020, el cual incluye incrementos en impuestos, y, en contraparte, la federación disminuyó los recursos aprobados para el estado.

“¿Qué se supone que pasa al subir los impuestos? Para el gobierno, disminuirá la presión al tener un menor crecimiento proyectado, lógicamente menos presión a la hora de gastar el recurso, y tal vez hasta nos mejorarán la calificación crediticia y lograríamos una calificación positiva, pero hasta ahorita no sabemos en qué se van a utilizar dichos ingresos adicionales”, señaló.

Entre los aplicados está el impuesto sobre la nómina al 3%; a plataformas de hospedaje, así como a hoteles en 5%, y moteles, 7%, en el estado. Gas natural o derivados, 5%; gasolina o derivados del petróleo, 2.5%; artículos empeñados, 20%, al venderlos.

Y está pendiente la creación de un impuesto a la construcción; inmuebles mayores a 120 metros cuadrados, será el 0.75 de su valor total, mientras que, en construcciones comerciales, turísticos o industriales, se les haría el cobro del .375.

“Todos estos, se aprobaron mientras los ciudadanos comunes festejamos lograr llegar a un año más, o sea, nos agarraron enfiestados y nos metieron todos estos nuevos cargos al ciudadano”, comentó el ingeniero Escobar Sánchez.

Sin embargo, abundó Escobar, aún no satisfechos los diputados, y sin consideración a la ciudadanía, la cual está llevando una carga de estrés excesivo con la situación actual por la pandemia del Covid-19, el pasado 24 de abril, “nos vuelven a crear más impuestos y modifican algunos de los que ya habían emitido el 31 de diciembre para completar la faena”.

Un impuesto ambiental a expendedores de combustibles de 0.17 pesos por Kg de CO2, el cual varia dependiendo del combustible. Asimismo, un gravamen de 1.5% para las plataformas de transporte privado de mercancías y personas, y de servicio de alimento a domicilio, como Uber, UberEats, Cabify, DiDi, entre otras.

“Argumentaron que el impuesto no será pagado por el consumidor final, ya que serán las empresas de redes de transporte quienes lo absorberán, pero es una falacia, ya que todos sabemos que todos los impuestos de alguna forma los canalizan siempre al consumidor final para que sea el ciudadano quien lo pague”, concluyó el presidente de la AMIC BC.



MÁS SOBRE Estatal