Reforma Eléctrica: Una Reforma Tóxica para las Familias

Coparmex extendió lo siguiente ante la Reforma Eléctrica

Reforma Eléctrica: Una Reforma Tóxica para las Familias
Por: EL MEXICANO | 10/11/2021

Preámbulo

En pocos días hemos conocido muchas de las implicaciones negativas que tiene la reforma constitucional en materia eléctrica promovida por el Ejecutivo Federal, que más bien es energética por la desaparición de organismos como son la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el CENACE.

Es un duro golpe contra un principio básico de una economía sana: la libre competencia. En COPARMEX hemos alzado la voz para rechazarla porque atenta contra la inversión, las finanzas públicas y los tratados internacionales, y ahora queremos resaltar lo tóxica que resultaría para las familias mexicanas. En esta Señal COPARMEX analizamos estas perspectivas de manera sencilla, respondiendo preguntas para que todos podamos dimensionar el impacto que esta iniciativa tendría en nuestras vidas.    

¿Subirá el precio que pagamos por la electricidad?

La ineficiencia de CFE le pegará a nuestros bolsillos de una manera u otra

Con datos de la CRE a septiembre de 2021, observamos que la energía que genera CFE es 4.9 veces más cara que la que produce el sector privado ($1,852 pesos por megawatt hora -MWh- contra 377 pesos por MWh).

De hecho, la Auditoría Superior de la Federación declaró en uno de sus informes de la Cuenta Pública 2018 que la operación de unidades del CFE presentan una menor eficiencia térmica y han excedido su vida útil, lo que repercute en mayores costos de operación.

Es importante mencionar que desde 2019, en promedio, las empresas de generación privada han logrado reducir su costo unitario de generación (precio por MWh generado) en 19.6%. En específico, las plantas de energía eólica y solar han reducido su costo en 20.1% y 19.4%, respectivamente.

Algo muy importante, también la CFE se ha beneficiado de la competencia, y ha logrado reducir su costo de generación en energía eólica y solar en promedio desde 2019 en 5.2 y 19.5%, respectivamente. Sin embargo, estas tecnologías solo representan el 0.2% y el 0.01% de la producción total de la CFE.

Por lo tanto, si se excluye a los privados y se apuesta por el monopolio de la CFE, sus elevados costos se traducirán en mayores tarifas o en más subsidios

CFE no es eficiente en la generación de electricidad, ni lo será si se le entrega por ley toda la responsabilidad. Esto implicaría mayores precios de la electricidad, insumo básico para las industrias, los negocios, las oficinas y para los hogares (sobre todo ahora que muchas personas trabajan a distancia). Solo podrán esperarse dos resultados: 

Más subsidios para evitar que el precio que las personas vean en su recibo aumente. Estos son recursos públicos que en lugar de utilizarse para comprar medicamentos, dar mantenimiento a las escuelas o adquirir patrullas, se irá para cubrir la ineficiencia de CFE

Aumento de costos de electricidad para las empresas, lo que provocará que los bienes y servicios suban de precio, entonces el golpe también lo recibirán las familias de forma indirecta.  

¿Si las finanzas públicas se afectan, eso le impactará a mi familia?

El gobierno no querrá asumir el costo político de subir las tarifas, optará muy probablemente por más subsidios 

De hecho, actualmente, la CFE ya recibe una partida millonaria del Presupuesto de Egresos de la Federación para el subsidio de tarifas eléctricas de suministro básico. Para 2022, se tienen presupuestados 73 mil millones de pesos para este rubro, casi lo equivalente al presupuesto destinado a becas para todos los niveles educativos (88%) o al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social para todas las entidades (78%).

Este subsidio ha crecido de forma alarmante desde que se otorgó de forma inicial en 2016; a 5 años de distancia casi se ha duplicado en tamaño con un crecimiento del 92% en términos reales. Es decir, CFE se ha convertido en un barril sin fondo. 

No hay gasto público que pueda alcanzar para financiar el incremento en los costos y en los subsidios, lo que podría implicar la necesidad de que el gobierno se endeude todavía más. Hay que decirlo: la deuda no la paga el gobierno, la pagamos con nuestros impuestos hoy y la pagarán nuestros hijos en el futuro. 

¿Cómo es que se dañará al medio ambiente?

México cuenta con abundantes recursos solares y eólicos, suficientes para generar el 100% de la energía que requiere al año el país. Esto es increíble y hoy no se está aprovechando.

La iniciativa elimina los Certificados de Energía Limpia (CEL) que son un incentivo para que las personas y empresas generen energía eléctrica limpia.

La CFE no tiene capacidad instalada limpia para aumentar la participación de las energías renovables en la medida que el país lo requiere. 

Además, es menos eficiente que los privados en la producción de energías limpias. Según datos de la CRE, el costo unitario promedio de 2021 de las tecnologías de generación de energía como la Eólica, Solar y Geotérmica de las empresas privadas son 40.2%, 57% y 57.2% menor respectivamente que las plantas con las mismas tecnologías dependientes de la CFE

Además, considerando las plantas hidroeléctricas de la CFE, durante 2021, en promedio fueron mil 162 y mil 155 pesos por MWh más caras que las plantas de energía eólica y solar del sector privado.

Sin la participación de los privados, se vuelve inviable que México cumpla con su compromiso en materia de transición energética de generar 35% de su energía a partir de fuentes limpias para 2024 plasmado en el Acuerdo de París.

En noviembre, se llevará a cabo la Cumbre COP26, donde los países se reunirán para combatir el cambio climático e ir más allá del Acuerdo de París; México llegará vergonzosamente con una propuesta de los años 70 que apuesta por quemar carbón y combustóleo, y sin cumplir los compromisos del acuerdo.

Planteamiento COPARMEX

Cómo sí fortalecer a la CFE

Coincidimos con el Presidente: CFE tiene que fortalecerse. Para ello es importante entender que no cuenta con los recursos ni con la infraestructura necesaria. 

CFE no requiere convertirse en monopolio, sino que le urge una reestructura financiera. Ha tenido utilidades en los últimos años, con excepción del 2020, cuando el pasivo laboral se incrementó en 3.4 veces por la decisión de regresar la edad de jubilación de 60 a 55 años. Se generaron pérdidas por 86 mil millones de pesos, a pesar de un contexto de bajos costos de los insumos para generar electricidad. 

La solución al problema de CFE es apostarle a mejorar su productividad y eficiencia. Hoy su problema  recae en la generación de electricidad, ahí reporta constantemente pérdidas que tienen que ser compensadas por otras áreas del negocio y por los subsidios del Gobierno Federal. Esta iniciativa en nada atiende el problema de raíz sino que lo profundizará, debilitará a la CFE

Se debe ampliar su inversión en redes de distribución y, al mismo tiempo, mejorar el acceso a electricidad de calidad para todos los hogares mexicanos. 

Reducir la pobreza energética

Uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 es garantizar el acceso a energía asequible, fiable y sostenible. 

Hoy, según la misma Secretaría de Energía, hasta 4.8 millones de mexicanos tienen dificultades con el acceso al suministro de energía y un estudio de académicos del Colegio de la Frontera Norte  encuentra que el 37% de los hogares en México vive en pobreza energética, es decir, privados de bienes como iluminación, satisfacción alimenticia, calentamiento de agua y climatización. 

Son hogares que se encuentran en las zonas alejadas y de difícil acceso, quienes no cuentan con suministro energético o tienen que recurrir a fuentes de energía contaminantes y más costosas, con impactos en su salud. 

Debemos de concentrar los recursos destinados al sector eléctrico a actualizar la red eléctrica nacional. Es prioridad que todos los mexicanos tengan acceso a energía y que esta sea de mejor calidad y más limpia.

Conclusión 

En COPARMEX creemos que de nada sirve decirnos "soberanos" o "nacionalistas" si las familias sufrirán apagones, tendrán que pagar más por la luz o si deja de llegar al país la inversión que genera empleos.

Queremos una CFE fuerte, moderna y que nos haga sentirnos orgullosos, pero quemando carbón o combustóleo, dañando al planeta y contaminando el aire que respiramos lo único que podemos sentir es vergüenza e indignación.

Hoy, el país enfrenta la peor crisis económica y sanitaria en la historia, por ello, exigimos a los legisladores que piensen -hoy más que nunca- en México, que piensen en las familias y que no antepongan valoraciones políticas para aprobar una reforma que es tóxica y cuyo daño no tendrá retorno.

En COPARMEX estamos listos para aportar nuestro conocimiento para construir junto con el Gobierno y el Congreso la plataforma energética que el México del futuro necesita, confiamos en que seremos escuchados. 




MÁS SOBRE Estatal