¿Cómo evitar la fuga de talento en las empresas?

Esto tiene mayores repercusiones en el clima laboral, toda vez que cuando un compañero o superior deja la empresa
¿Cómo evitar la fuga de talento en las empresas?
Por: EL MEXICANO | 04/07/2021

Más que un gasto económico para la empresa que está por concluir una relación laboral, la rotación y movilidad de los trabajadores tiene costos negativos en el avance de los proyectos en una organización. 

Esto tiene mayores repercusiones en el clima laboral, toda vez que cuando un compañero o superior deja la empresa, sobre todo si lo hace enojado o frustrado, se puede generar un efecto de contagio que, al final, puede causar una fuga masiva del mejor talento.

"La rotación y la movilidad de los colaboradores se cuentan entre los principales problemas que enfrentan las empresas en México por factores como la falta de compromiso, el incumplimiento de objetivos y la misión de las compañías o el desinterés de los empleados al tener dificultades para crecer dentro de la organización", señala Andrea Rojas, Head of People Operations en Runa, sistema de nómina y gestión de Recursos Humanos.

Entre los motivos más habituales que tiene un colaborador para dejar una empresa se encuentran:

  • Exceso de trabajo 

  • Sueldo por debajo del rango del  talento o expectativas

  • Falta de flexibilidad

  • Mal ambiente laboral

  • Desacuerdo con los valores de la organización 

  • Son muchos los factores que entran en juego al momento que un trabajador deja su puesto, aunque las causas del abandono pueden dividirse en dos: las económicas y la dedicación personal en el trabajo realizado.

    Para Runa, retener a los mejores empleados y formar equipos de alto rendimiento es imprescindible para el crecimiento de una empresa. Porque no se trata siempre de fomentar estímulos para los colaboradores en un sentido monetario, sino incluir sus perspectivas; es decir, sus aspiraciones respecto a la conservación del puesto solicitado y hacer hincapié no sólo en el aspecto de la contratación. Se trata de tomarlos en cuenta para las decisiones que deben tomarse a nivel corporativo. 

    La decisión de un empleado de abandonar una compañía es delicada si es por cuestiones que se pueden prevenir, por eso Runa enlista algunas sugerencias para retener al talento humano desde el área de recursos humanos:

  • Revisar perfiles. Confirmar si los perfiles de los empleados son acordes con los cargos en los que se encuentran ubicados, evitando así que se sientan poco valorados o que, por el contrario, estén sobrevalorados. Este punto incluye un incremento en sueldo acorde a las labores desempeñadas por los colaboradores. Revisar cada cierto tiempo los salarios y beneficios laborales, puede ayudar a mantener a los empleados satisfechos.

  • Promover un salario emocional. Se trata de aquellos beneficios no económicos e intangibles que proporciona una empresa, como vales de despensa, de restaurante, quizá guardería; flexibilidad para asuntos personales y hasta home office. El equilibrio entre un buen salario emocional y un buen sueldo incrementa la productividad.

  • Mejorar condiciones laborales. Una de las cuestiones a tener en cuenta al aceptar o permanecer en un trabajo son las condiciones como los horarios, tiempos extras y las vacaciones. Las empresas deben tratar siempre de conciliar la vida personal y profesional del colaborador y mejorar en la medida de lo posible estas condiciones.

  • Apostar por nuevos retos. Deben establecerse políticas cualitativas de comunicación, con las cuales las personas sientan que pertenecen a ese proyecto y cuya opinión se tome en cuenta. Este punto fomenta el sentido de pertenencia. Capacitar y preparar a los empleados para que progresen profesionalmente es clave para que no se vayan.

  • Incluir planes de desarrollo. Ofrecer programas de capacitación, estudios atractivos o planes de carrera definidos a los colaboradores reafirma su compromiso hacia la organización. Este punto contribuye a la evolución de sus habilidades y conocimientos, además de ser una gran motivación.

  • Otorgar incentivos. Si los colaboradores cumplen con alguna actividad que rebase las expectativas o innovan en los procesos, brindar un día de descanso o un bono al final de mes son estímulos que reconocen el esfuerzo y que darán paso a un mejor desempeño.

  • El capital humano es la pieza más importante en el engranaje de una organización; el talento bien dirigido y motivado es más productivo. Y cuanto mayor sea el talento, mayores serán los beneficios para la empresa.



    MÁS SOBRE Nacional