España: La historia imaginada

“España: La Historia Imaginada”¸ es el título de un libro que he leído y que considero muy interesante; su autora es Mónica Arrizabalaga y lo he adquirido en su 2ª edición en, “Casa del Libro – Madrid”- 252 páginas; libro muy ameno e ilustrativo, y que contiene “cosas” sorprendentes y que nos pueden llegar a dejar perplejos, por la gran abundancia de “menestras” literarias que contiene y que nos dice muchos hechos o leyendas, de las que se nutre la historia de la España que conocemos; la que ya califiqué yo, como “un queso de muchas leches”, pero que tras leer ese libro, reconozco que me quedé corto, puesto que, “las muchas leches de mi síntesis como pensador, son mucho más abundantes”.

                                El libro se inicia con un amplio prólogo, firmado por D. Luís Díaz Viana, que es, “Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Lo que imagino es un buen aval para el contenido del libro.

                                Empieza éste, con  cinco relatos que desarrollan los temas siguientes: “Hércules en España, La Mesa del rey Salomón, Rodrigo y “la pérdida de España”, Jaun Zuría y Don Pelayo y la Cruz de la Victoria”; y a los que siguen, “varias docenas más de relatos, que por sus titulares, invitan a leerlos.

                                Hércules, según la autora, “se pasea principalmente por el sur de España, en la hoy Andalucía, y dónde realiza dos de sus célebres hazañas; luego continua hacia el Norte, donde recordemos que existe en La Coruña, “la famosa torre o faro de Hércules” (1); habiendo antes protagonizado otras aventuras; que se unen a su principal proeza, cuales fueron “las Columnas de Hércules”, que aún hoy, figuran en el escudo de España; sigue la leyenda de La Mesa de Salomón, la que la hacen dar tumbos por diferentes partes de España, hasta sumirla en unos grandes sótanos o subterráneos de la ciudad de Toledo, capital que fuera de la España de los Godos; y enlaza todo ello con la pérdida del reino y la vida, por el que fuera fijado en la Historia, como el último de los reyes godos, muerto en la Batalla del Guadalete (Cádiz) donde incluso desaparece su cuerpo; y que es el punto en que desaparece la dinastía goda, entran los victorioso musulmanes, que se apoderan de la mayor parte de España; cuya reconquista, se inicia en el principado de Asturias, en una batalla increíble; puesto que se dice en la historia, que unos cuantos cientos de aquellos montañeses asturianos, al mando de un primer caudillo (Don Pelayo) derrotan a nada menos que 187.000 musulmanes, todo aquello debido a una cruz,  que el caudillo conforma con dos “palitroques” de roble; y que es el inicio de “la sagrada cruz”, que en hierro y adornada con piedras preciosas, fue el estandarte del reino asturiano y la que hoy se guarda o custodia en la catedral de Oviedo. (2) Lo que en sí, es una de tantas mentiras, como los historiadores o cronistas de cada época, incluyen en los míticos o interesados datos (religiosos o políticos) para engrandecer las realidades, con esas mentiras, de que está llena la Historia, que como señaló Napoleón, “siempre la escribe el vencedor”.

                                Sobre “las provincias vascongadas y españolas”; lo encabeza un nombre, que yo nunca había oído o leído: “Jaun Zuria” y nos lo presenta como “primer señor de Vizcaya”; continuando un relato de varias páginas, cuya historia la sitúa… “en una lejana época en la que según la leyenda, los vizcaínos se veían obligados a pagar un tributo anual, al conde asturiano don Munio”; por  lo que si ello fue así, antes que a Castilla (Es un “señor” castellano el que funda Bilbao) aquellos vascos, pagaban feudalmente a otro conde de Asturias los pagos que fuesen, regulados por “los fueros” que también debieron existir.

                                Y así se van sucediendo, relatos y relatos, en un muy amplio abanico “histórico o basado en leyendas”, que resulta muy interesante, y que nos muestra en resumen, la complicadísima historia, de este “queso de muchísimas leches”, que junto a Portugal y el minúsculo reino o república (sus máximos representantes son dos co-príncipes, uno Español y otro Francés) de Andorra; es, la Península Ibérica, y la que los fenicios, “bautizaran como Hispania”. Portugal fue durante un largo período, perteneciente (por herencia) a la corona de España, pero lamentablemente aquello no perduró, seguro que por los intereses de unos y otros, y quedó dividida como sigue; y que llega a la ridiculez, de que llegas a un hotel portugués y en las lecturas internacionales y obligatorias, no señalan el Español; exactamente lo mismo ocurre en España, que se indican “los cuatro idiomas normales”, pero tampoco se inserta el Portugués; cosa incomprensible y que no entenderé nunca… “puesto que hermanos”… ¿de qué?

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes



NOTAS RELACIONADAS

Por: Juan Bautista Lizarraga / Noviembre 30, 2020
Por: Juan Bautista Lizarraga / Noviembre 23, 2020