OMS: evidencia científica

La ciencia necesita tiempo: ensayos de prueba y de error, el nuevo coronavirus, su rápida expansión, ha tomado al mundo entero desprevenido, a pesar de que China reportó en diciembre del año pasado casos de una nueva neumonía atípica encontrados en varias personas de Wuhan desde finales de noviembre.

En un comunicado de  prensa de la OMS emitido el 12 de enero, el organismo confirmó que las autoridades sanitarias chinas reportaron 41 casos  de una “extraña neumonía” que había provocado el fallecimiento de uno de los contagiados; y que el gobierno chino estaba dispuesto a compartir la secuencia genética del nuevo coronavirus.

En su parte a la prensa, la OMS aseveró que: “Hay pruebas bastante concluyentes de que el brote se originó por exposiciones en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan. Este mercado se cerró el 1 de enero de 2020 y, por el momento, no se ha registrado ningún caso de infección entre el personal sanitario y no hay pruebas claras de que el virus se contagie entre personas”.

La OMS  dijo entonces que,  los síntomas aparecieron en los pacientes entre el 8 de diciembre de 2019 y el 2 de enero de 2020, y desde el 3 de enero “no se han detectado” nuevos casos.

 “Los signos y síntomas clínicos notificados son principalmente fiebre y, en algunos casos, disnea e infiltrados neumónicos invasivos en ambos pulmones observables en las radiografías de tórax”, reportó el organismo internacional.

¿Cómo ha cambiado la evidencia científica tres meses después de que China dijera que no se propaga entre las personas y que su sintomatología es de tos seca, fiebre y neumonía?.

El virus se contagia de persona a persona, de hecho, el oftalmólogo chino Li Wenliang -quien falleció víctima del virus- en contra de la versión oficial advirtió sobre la capacidad de propagación de la infección: se ha estimado que una persona enferma puede contagiar directamente entre 7 a 9 personas.

Pero también acerca de otras manifestaciones del virus que no estaban incluidas entra la triada de síntomas comunicada por el gobierno chino a la OMS, por ejemplo, que el virus ataca a los ojos también inflamando las conjuntivas y provocando una conjuntivitis con ardor, escozor y ojos rojos.

A COLACIÓN

En la actualidad se sabe que: el coronavirus provoca una profunda inflamación en diversos órganos del cuerpo humano, una guerra de citoquinas internas que autodestruye al sistema inmunitario; también  fallo multiorgánico, destrucción alveolar, trombosis, ictus, fuertes dolores de cabeza,  parálisis facial; vómitos, diarreas, fiebre, tos, sensación de asfixia o de ahogo; infarto al miocardio, ataca los riñones y a las vías biliares; provoca sensación de calor interno sin tener fiebre, mientras en la piel ocasiona urticarias, sabañones y rash.

¿Cómo se transmite? Originalmente se dijo que solo por el estornudo y las gotículas expelidas de la boca de los enfermos, ahora se sabe que esas gotículas de saliva forman varios caldos de cultivo porque también salen de la nariz y se encuentran en las lágrimas; e igualmente  se propaga por vía fecal.

El virólogo Neeltje van Doremalen, del US National Institute of Health (NIH) en conjunción con el Rocky Mountain Laboratories, señala que una vez expelido en  gotículas de una persona contagiada éste puede vivir tres horas suspendido en el aire; empero “si el tamaño de las gotas es menor” pueden viajar más en el aire y vivir más  tiempo hasta incluso, desplazarse a través de los sistemas de ventilación por un par de horas.

            A su vez, el Instituto de Tecnología de Kioto,  realizó una simulación en la que determinó que al hablar, las esporas del virus pueden expandirse más de un metro de distancia y un fuerte estornudo, tiene un alcance superior.

¿Cuánto tiempo permanece en una superficie? De acuerdo con el consenso científico más reciente, en el cartón lo hace durante 24 horas; de 2 a 3 días  en el plástico y en el acero; igualmente perdura en las perillas de las puertas, en las láminas plastificadas, en la superficie de los ordenadores y computadoras.

Al respecto de la ropa o el pelo sigue sin determinarse su capacidad de duración y se ha encontrado que en el cobre se degrada a las cuatro horas y que tanto el jabón junto con el cloro, el alcohol y el peróxido de hidrógeno son las armas más eficaces para matar al virus lo mismo que los rayos ultravioleta.

Tampoco  a la fecha hay estudios concluyentes que demuestren que se contagia de la madre al feto durante el embarazo; ni por contacto sexual o que un clima más cálido lo destruya.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 14, 2020
Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 07, 2020