Por mas de un año se ha mantenido la restricción para el cruce fronterizo.

Más de la cuarta parte de la población total de Estados Unidos ha recibido ya el esquema completo de vacunación , en México no se supera aún el 6 % de la población con inmunización completa.
Por mas de un año se ha mantenido la restricción para el cruce fronterizo.

Por más de un año se ha mantenido vigente la restricción para el cruce fronterizo a Estados Unidos.  Los gobiernos de ambos países han ratificado mes tras mes esta medida, desde que comenzaron a multiplicarse los casos de Covid-19.  A lo largo de ese tiempo, han fallecido más de 217 mil personas en México, según las cifras oficiales, ubicándonos en el cuarto lugar mundial en la lista de víctimas.

 

Eludiendo parte de su responsabilidad, el gobierno señala enfermedades muy comunes entre los mexicanos, como la diabetes o la hipertensión, para explicar las posibles causas de ese resultado fatídico.  ¿Por qué México registra más muertes que países con una población mayor y condiciones similares de pobreza?  Esa es una pregunta que hasta el momento no tiene una respuesta definitiva.

 

Lo que sabemos, porque lo vimos y escuchamos, es que en un principio el gobierno no asumió con seriedad la gravedad del problema que se avecinaba.  Las muertes se multiplicaban por miles en China, Italia, España y Estados Unidos, mientras aquí el nos recomendaban guardar la calma, abrazarnos y salir a comer sin miedo ni precaución.  Cómo olvidar los "detentes" del presidente, su indoblegable negativa a usar el cubre bocas y al servil y contradictorio Hugo López Gatell, explicándonos que "la fuerza del presidente es moral y no una fuerza de contagio".  Así reaccionaba el gobierno de México en marzo de 2020, ante la incipiente presencia del virus que a la fecha ha terminado con las vidas de más de tres millones de personas en el mundo.

 

Meses después, cuando ya se hablaba de vacunas, el señor López Gatell decía en una más de sus alocuciones, que no había contraindicación alguna, biológica ni de patentes, para aplicar una combinación de dos vacunas distintas en un solo individuo, algo que todas las autoridades sanitarias del mundo han determinado como inconveniente.  Esta semana, aparentemente debido a un error o un descuido, varios adultos mayores en Baja California recibieron la primera dosis de la estadounidense Pfizer y la segunda de la china Sinovac, dos vacunas de diseño y efecto diferentes.  Hasta el momento no se han detectado reacciones adversas, pero tampoco saben si las habrá más adelante o si la inmunización será eficaz en esas personas. 

 

Así se han ido los meses en México, entre contradicciones y ocurrencias, el desdén por el conocimiento científico y una vacunación lenta y por momentos desorganizada.

 

Los números hablan por sí solos.  Más de la cuarta parte de la población total de Estados Unidos ha recibido ya el esquema completo de vacunación y se abrió ya la vacunación para cualquier persona mayor de 16 años; en México no se supera aún el 6 por ciento de la población con inmunización completa y apenas están viendo cómo conseguir las vacunas suficientes para la población de 50 a 59 años. 

 

En estas circunstancias, no se ven próximos el levantamiento de las restricciones ni la reapertura de la frontera.  Así las cosas.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Juan Bautista Lizarraga / Mayo 03, 2021
Por: Ana María Reynoso Añorga / Mayo 02, 2021