Los agoreros del desastre.

Los agoreros del desastre.

Estoy totalmente convencida de que hay personas que ponen toda su energía y empeño en amargarles la vida a los demás y lo hacen de tan organizada manera que lo logran en la mayoría de las veces y supongo que obtienen una gran satisfacción en ello. 
Los que buscan siempre la parte negativa de  las situaciones y la encuentran, el lado oscuro de las cosas lo magnifican y una situación complicada la convierten en un gran problema, el contratiempo en una tragedia.
Supongo que tienen sus motivos para ser así, sus traumas, sus frustraciones;   no hay nada que podamos hacer, salvo alejarnos, en la medida de lo posible de ellos, y digo en la medida de lo posible porque pueden ser miembros de nuestra familia o de nuestro ambiente laboral. Son personas que pueden tener un ataque de furia sin se les dice que hagan fila como cualquiera en algún lugar y más si no se lo dicen de manera amable. Personas que creen que su visión del mundo es la única que existe y no  hay manera de hacerlas entrar en razón 
Hay gente también con una concepción de la vida totalmente maniqueísta. Bueno o malo, no hay términos medios. Mani fue el fundador de una religión universal allá por el siglo tres. Su difusión fue tan rápida que competía con el cristianismo. Esta religión defendía el dualismo radical como opuestos irreconciliables. Dios y Satanás. Malo y bueno. Luz y tinieblas. Esta oposición sólo podía ser salvada con una victoria absoluta del bien. Es absolutamente insoportable convivir con personas maniqueas.
Siempre ha habido gente de difícil trato, pero en los últimos tiempos han surgido como hongos en humedad. Las encuentras en todas partes, desde el desesperanzado que sólo tiene comentarios quejumbrosos hasta quien vaticina que nuestro país va hacia la ruina y que hoy estamos peor que nunca. 
 Este aumento en el número de personas que se han convertido en agoreros del desastre ha crecido porque se alimentan de todo tipo de rumores y falsas informaciones. Se creen todo lo que dice el internet, lo consideran la biblia de las verdades y las predicciones. Ese internet que en manos de los ignorantes es el arma más peligrosa que ahora existe, rige opinión y pensamiento de quien tiene horizontes intelectuales exactamente del tamaño de la pantalla de su dispositivo electrónico, no más. 
Las  infinitas posibilidades que el internet ofrece no son usadas. Este nuevo medio digital podría llevar a la especie humana a estados de superación intelectual increíbles, pero esto no sucede. Es otro medio de control infinitamente superior a la televisión que desde los años cincuenta transformó la vida de la humanidad.  
Y es entonces que alimentados por estas redes, manipulados por los modernos zares de la comunicación, los maniqueos, los frustrados, los amargados encuentran el alimento ideal para sus malos ánimos y en el mundo entero, resurgen hordas de xenófonos, racistas, y seres rebosantes de odio que son altamente peligrosos por su incapacidad de razonar. La alcantarilla de las ideas crece. Allá van a dar los juicios y razonamiento. Queda el instinto manipulado.
No es un problema menor, los enfermos de odio y amargura están aquí y es una enfermedad contagiosa, pero previsible. La vacuna es, inteligencia, conocimiento, razonamiento, sentido común, por lo menos,  porque esta etapa que vive nuestro país es inédita, es una refundación de nuestra nación  que como en otras épocas se requiere no sólo de inventarla o imaginarla, sino de crearla. Las nuevas visiones  han dejado de ser estrechas y tecnócratas. Ahora se habla de una nueva civilidad que puede significar un gran cambio en México y  en ese reto estamos todos. Hoy menos que nunca necesitamos mentes oscuras y manipuladas cuya perversidad pueda envenenar nuestra esperanza.  
viveleyendo.normabustamante@gmail.com



NOTAS RELACIONADAS

Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 14, 2020
Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 07, 2020