Expectativas inflacionarias complicadas

Expectativas inflacionarias complicadas
Por: EL MEXICANO | 07/14/2022

·        Tras dos décadas de estabilidad de precios, México enfrenta una coyuntura inflacionaria complicada, igual que el resto del mundo.

·        La inflación actual está en 8% anual, la más alta de más de dos décadas y podría regresar a menos de 4% solo hasta 2024. Banxico entra en acción para controlar la inflación.

Estabilidad de precios, pero con expectativas complicadas

 

El mayor problema que enfrenta la economía mexicana en este momento es el fuerte deterioro de la inflación. Durante 18 años, durante 2003-2020, la inflación del país promedió 4.1% anual, lo que ha sido caracterizado como como una etapa de éxito inflacionario y donde ha sido fundamental el papel del Banco de México. En diciembre de 2020, cuando la economía enfrentaba un año de contracción a raíz de la pandemia, la inflación se ubicaba en 3.15%, una de sus tasas más bajas en muchas décadas. Por casi dos décadas, México ya había experimentado una inflación estructuralmente baja, parecida a la de los años sesenta.

 

Sin embargo, la crisis pandémica de 2020-2022 y la actual guerra entre Rusia y Ucrania han roto, al menos por ahora, esa estabilidad de precios. Sin embargo, hay que señalar que, este rompimiento, no se debe a factores locales o por malas políticas internas, sino más bien por la escasez de insumos mundiales y el gran repunte de sus precios. México es una de las economías más abiertas del mundo, lo que se confirma porque su comercio exterior equivale a 85% del PIB estimado de este año. Por ello, una crisis de precios internacionales rápidamente se refleja en los precios internos, como en efecto está ocurriendo. Somos grandes importadores de insumos, al punto que cerca de 80% de las importaciones totales son en bienes intermedios (hay maquila en este tema).

 

 imagen-cuerpo

 

Súbitamente, la inflación pasó de 3.15% en diciembre de 2020 hasta 7.99% anual en junio de este año, su tasa más alta desde enero de 2001. Aunque se trata de una inflación "importada", las expectativas parecen ser hacia alzas adicionales, estimándose que el "pico" inflacionario lo estaríamos viendo en el tercer trimestre del año. Un hecho de gran relevancia es que, ante la actual coyuntura inflacionaria, el Banco de México está respondiendo de manera decida con alzas significativas en sus tasas de interés, en un intento por detener este fenómeno, aunque el costo podría ser una afectación a la actividad económica.

 

Esto habla de una cultura radicalmente distinta de México con respecto a su proceso inflacionario. El que la inflación se haya "desbordado" hasta 8% anual genera una gran preocupación en las autoridades gubernamentales, lo que no hubiera sido el caso hace varias décadas. Esto es bueno porque ahora se genera una respuesta contundente por parte de Banxico.

 

 

Es decir, el país no está dispuesto a perder el control de la inflación y que la autoridad monetaria, sobre quien recae la responsabilidad constitucional de buscar la estabilidad de precios, hará todo lo que esté a su alcance para evitar un regreso al pasado, especialmente a la trágica experiencia de los años ochenta, cuando la inflación se elevaba hasta más de 159% en 1987. A diferencia de otros países emergentes, que enfrentaron inflaciones de más de 1,000% durante algunos años (Perú, Bolivia, Brasil, Argentina, Nicaragua), México no experimentó un proceso hiperinflacionario en esa época, pero los efectos de su 159% fueron muy perversos sobre la economía, especialmente sobre la capacidad de compra de los asalariados.

 

En la coyuntura actual, el hecho de que la inflación se haya alejado significativamente de su límite superior fijado por Banxico (4%), ha obligado a éste a subir su tasa hasta el actual 7.75% y con expectativas de llegar hasta 9.50% al cierre de este año. Los analistas del mercado (encuesta de Banxico de junio) estiman ahora que la inflación cierre este año en 7.5%.

 

Los más optimistas esperan un cierre de 6.7%, lo que significaría que esperan un buen descenso desde el actual 8%. En cambio, los más pesimistas piensan en un 8.4%, lo que significaría que la actual espiral inflacionaria se extendería por el resto del año. Además, según el mercado, la meta de Banxico (3% +/- un punto porcentual) se estaría cumpliendo solamente hasta 2024. Complicado el panorama inflacionario de México.

 

 

Short Link:


MÁS SOBRE Nacional