Canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco declaró santos el domingo a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, en una ceremonia sin precedentes que contó con la presencia además del papa retirado Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro. "Juan XXIII y Juan Pablo II cooperaron con el Espíritu Santo para renovar y actualizar la iglesia manteniendo sus características prístinas, esas características que los santos le han dado a lo largo de los siglos", dijo Francisco. Fue Benedicto XVI quien colocó a Juan Pablo II en la vía rápida para ser declarado santo pocas semanas después de su muerte en 2005, respondiendo a las consignas de "santo súbito" ("santo ya") coreadas en italiano que surgieron durante su funeral. Su canonización fue la más expedita de las épocas modernas. Francisco respiró hondamente e hizo una pausa momentánea antes de recitar la fórmula para declararlos santos, como si estuviera conmovido por la historia de la que estaba por formar parte.


MÁS SOBRE FOTOGALEEIAS