Último adiós a García Márquez

Las personas que hicieron fila, en su mayoría jóvenes, portaban libros del colombiano, flores o mariposas amarillas. Brisa y Miguel, una pareja joven, repartió entre los integrantes de la fila mariposas de papel hechas por ellos mismos, mientras que Sachiko Useta, estudiante de la Escuela Internacional de Cine y Televisión, en Cuba, trajo arreglos florales para Gabo. Leonor Placencia aguardó por horas portando una manta bordada para el autor y aseguró que comenzó "a amarlo leyendo todas sus fantasías".


MÁS SOBRE FOTOGALEEIAS