“La Depresión”

“La Depresión”

Como es fácil suponer, la depresión ha existido desde que el hombre vivía en cavernas. Se trata de uno de los trastornos psiquiátricos y psicológicos más antiguos que hayan sido documentados, pues en diversos escritos clásicos aparecen descripciones de sus síntomas. Hasta hace relativamente poco, la enfermedad se desconocía bastante, y apenas se sabía qué se podía hacer para ayudar a las personas que entraban en un estado absoluto de pesadumbre. Se han llegado utilizar remedios mágicos, porque el brujo de la tribu correspondiente le atribuía la culpa a espíritus negativos, o factores sobrenaturales. Durante mucho tiempo la enfermedad se conocía como melancolía. Y se pensaba que afectaba sobre todo a los artistas, pues muchos de ellos la padecían, e incluso la convertían en fuente de inspiración para sus trabajos. Ciertamente muchos de los afectados eran personas de lo más creativos.

El filósofo griego Hipócrates, padre de la medicina, pensaba que para tener salud había que mantener en equilibrio los cuatro humores, según él la sangre, la flema, la bilis amarilla y la melancolía, que llamó así al unir los términos “melan”(negro) y “jole”(bilis). Un exceso de esta bilis negra provocaba tristeza en el individuo. Hipócrates ya era por tanto consciente de que se trataba de una enfermedad. Otro ilustre personaje de la cultura helena, Aristóteles, estaba convencido de que la mayoría de personajes relevantes padecían este problema.

Hubo que esperar a finales del siglo XIX y principios del XX para que se empezara a estudiar en profundidad. Quienes empezaron a profundizar en la enfermedad fueron el alemán Emil Kraepelin y el padre del psicoanálisis Sigmund Freud.

Freud estaba convencido de que esta dolencia estaba motivada por el contraste entre el "ello"  y el "superyo". Por su parte, Kraepelin estableció una clasificación de la enfermedad, que podía ser simple, confusa, grave o fantástica, entre otras modalidades. Pensaba que tenía causas orgánicas vinculadas a elementos hereditarios.

La depresión es y ha sido una entidad nosológica inespecífica, un padecimiento primario de las emociones, un desorden del estado de ánimo, un trastorno del humor, una enfermedad orgánica con predisposición hereditaria, una alteración de la bioquímica cerebral debida a la deficiencia de neurotransmisores, un síndrome de origen multifactorial, un tipo de personalidad, una patología del carácter, un temperamento asociado con el genio creativo, una experiencia de crisis existencial, una actitud ante la vida, en especial, una forma de goce estético y de acceso al lado oscuro del alma humana, la falta de espíritu, el signo ominoso de nuestros tiempos calamitosos, la epidemia contemporánea, jinete del apocalipsis, la moda negra, el flagelo del fin de siglo, el azote del principio de siglo, un estado mental abatido, el empobrecimiento de las funciones cognitivas, esa visible oscuridad, un conflicto psicológico entre las instancias psíquicas, una posición en el desarrollo emocional temprano, el predominio de la pulsión de muerte en la vida anímica, la cobardía moral, el preludio del suicidio, un débito de la investidura libidinal, el “perro negro”, el mal de Saturno y en su acepción más antigua, un predominio de bilis negra.

La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. También denominada “trastorno depresivo mayor” ,“depresión clínica” o “distimia”,afecta los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona, y puede causar una variedad de problemas físicos y emocionales. Es posible que tenga dificultades para realizar las actividades cotidianas y que a veces, sienta que no vale la pena vivir.

Más que solo una tristeza pasajera, la depresión no es una debilidad y uno no puede recuperarse de la noche a la mañana de manera sencilla. La depresión puede requerir tratamiento a largo plazo. Pero no se desanime. La mayoría de las personas con depresión se sienten mejor con medicamentos, con psicoterapia o con ambos.



NOTAS RELACIONADAS

Por: Ana María Reynoso Añorga / Junio 28, 2021
Por: Rogelio Aros Guzmán / Junio 28, 2021