Mal servicio de guardias del ISSSTE


Mi familiar es derechohabiente del ISSSTE en el cual últimamente hemos
sufrido de extorsión por unos guardias prepotentes e intimidadores que trabajan
ahí ;si es que no les dan el apartadito no lo dejan a uno estacionar, y si ya
esta uno estacionado lo quitan a uno para dejar estacionar al que si les da o
piden que estacionemos el carro mas atrás , donde llaman a la grúa, después de
que ellos mismos pedir que nos estacionemos ahí.


No prestan ninguna atención o ayuda de favor, al bajar o subir enfermo al
carro o proporcionar una silla de ruedas si la pedimos dicen que no hay y se
van del área.


En fines de semana es igual al ir de visita y estacionarse junto a la
caseta que solo son para los privilegiados que tienen apartaditos para sus
carros y dependiendo cuanto es la cantidad dada, es la cantidad de visitantes de
un mismo enfermo, que pueden entrar, algunos entran de a 4 o cinco juntos. Conmigo
solo puede uno y con horario restringido. solo estos que tienen contentos a los
guardias , pueden entrar por atrás a ver a sus enfermos, a cualquier hora y
hasta quedarse  toda la noche,  o meter y sacar lo que se les antoje a
cualquier hora del día o noche. Pero si uno no les llega para los refresquitos,
no puede ni ir a las horas permitidas a gusto, porque acosan estos guardias en
muchas formas insinuantes, que debemos irnos pronto porque ya se va acabar el
tiempo, pero a otros no dicen igual o portándose grosero y con prepotencia .


No vigilan, se la pasan echando fiesta y molestando a las muchachas que van
de visita o a las señoras. Atrás por donde es la entrada y salida en fines de
semana , en la caseta están en bola, juntos y coludidos, algunos no llevaban a
la vista sus gafetes de identificación, solo uno que dice que es el jefe, pero
el es igual de corrupto también.


El mas prepotente y grosero de todos , es un guardia moreno, bastante alto
con bigotes como en sus cuarentas ,no gordo mas bien delgado pero con un
estomago prominente, el otro es un joven moreno oscuro en sus 18 o veintes años
medio regordete, que hecha el humo de cigarros en la cara de uno o ignora a uno
cuando pregunte su nombre. Todos están en bola comiendo y fiesteando en el
interior de una caseta y el tercero que se dice el jefe, que ese día no lo vi, este
si trae gafete y decía un nombre como Hrmi Ermin, o algo asi. No se cuantos son
en total. Solo vi estos que mencione, en una de tantas malas experiencia que
hemos sufrido. Están vestidos con un uniforme gris con negro no se si
pertenecen alguna agencia de seguridad o si son personal privado del mismo
hospital, les dije que iba a reportarlos, se carcajearon dijeron que su jefe es
igual también, el es quien les enseño como debe funcionar el sistema ahí. Dije
entonces que iba a hablar con superiores del hospital. Me contesto el de
vientre prominente que a todos ellos y al jefe de ellos, en la administración
del hospital se las ma....mab...!! y que les valía una,,,!!! si los reportaban
y se carcajearon. Después de oir como se expresaban; opte mejor no reportar
nada por temor a represalias de parte de estos "guardias" a nuestros
familiares que se tratan su salud en este hospital. Por lo mismo de forma anónima
lo reporto a través de este medio para enterar a los superiores de estos
acontecimientos que tristemente se dan por estos guardias agresivos, prepotentes,
majaderos y abusivos, donde la seguridad de los mismos derechohabientes y su
personal esta en manos de gente que no es profesional en dicho oficio.


En dos ocasiones junto a la caseta de vigilancia, donde otros pueden y
otros no estacionarse la ventanilla delantera del auto de mi cuñado estaba forzada,
faltaban mis gafas para el sol, una agenda de piel con domicilios, una chamarra
que estaba dentro del carro y cien pesos en efectivo, esto pasa porque no están
vigilando pero fiesteando en bola ,cuando tenemos al paciente internado nos
vamos a casa preocupados, por quien esta cuidando la seguridad de nuestra
familias. Att.: un derechohabiente



NOTAS RELACIONADAS

Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 14, 2020
Por: Juan Bautista Lizarraga / Diciembre 07, 2020