Duración y magnitud

¿Cuál puede ser la duración de esta pandemia y cuán grave puede ser?
Duración y magnitud

La curva ciertamente está empezando a aplanarse en términos de la tasa de aumento de nuevos casos y el aplanar la curva es importante, pero también hasta cierto punto está un poco fuera de lugar en términos de implicaciones económicas. En Estados Unidos, los nuevos casos de Covid-19 se incrementaron a una tasa diaria de entre 25,000 y 35,000 casos por día y el número de muertes se extendió de uno a 3,000 por día y dicho avance realmente no cambió mucho durante el mes de abril. Si bien la tasa de crecimiento de los casos va en declive, es decir, este es el fenómeno llamado “aplanar la curva”, las cifras absolutas se han estabilizado un poco, pero no necesariamente mejoran.

No veremos un retorno en serio a la actividad de los negocios durante la mayoría del mes de mayo. El presidente ha planteado algunos lineamientos para lo que esto podría significar, pero en su mayoría esto lo va a decidir cada estado. Lo que es seguro es que será una reapertura muy escalonada y por tanto la mayoría del mes de mayo también estará perdida.

El mercado, con el gran avance que hemos presenciado en la renta variable global, se ha mostrado en exceso optimista acerca de qué tan pronto la economía tanto de EEUU como global se reactivaría. La realidad está, en mi opinión, gradualmente siendo asimilada por los mercados. Por lo tanto, experimentamos un corto avance en el mercado a la vez que permeaba algo de optimismo, y estas llamadas curvas empezaron a aplanarse.

Ha surgido una gran cantidad de estímulos tanto de los gobiernos como de bancos centrales. ¿Cuál es su reacción a las respuestas fiscales y monetarias a la crisis hasta a ahora, y cuál es su consideración más o menos a largo plazo en cuanto a si se requiere hacer más esfuerzos?

Dave Lafferty:

En EEUU, creo que la política con la que se respondió ha sido masiva tanto en términos monetarios como fiscales. No hay queja en cuanto a la escala de lo que han realizado quienes deciden las políticas. Creo que puede haber quizá muchas dudas en torno a la implementación y efectividad, pero no creo que nadie tenga queja alguna sobre la escala, tanto en términos de lo que ha hecho la Reserva Federal como en las acciones emprendidas por el Congreso.

Si analizamos los programas que las facilidades de liquidez de la Reserva Federal han difundido, ya sea que provengan de la crisis financiera del 2008 o que sean programas nuevos, encontramos un apoyo directo o indirecto para casi todos los mercados de crédito en el mundo en este momento. Si observamos los índices en general, los índices de bonos igualmente en general, hay apenas un sector o subsector de los índices del mercado de bonos en general que no esté recibiendo apoyos casi de modo t directo de la Fed y ahí, incluyo también a muchos de los programas de corto plazo y del mercado de dinero. Por lo que lo que la Fed ha hecho lo considero de una gran importancia.

Llevar las tasas a cero era algo necesario, pero francamente no tan significativo debido a la naturaleza de la crisis. El costo del financiamiento no es para nada tan importante como su acceso a dicho financiamiento. Esto es una cuestión de liquidez, no de cuánto hay qué pagar, sino en realidad de obtener acceso al fondeo. Y por tanto, creo que la rapidez con la que se ha hecho es excepcional. Recortar las tasas a cero fue positivo. En cuanto al tema fiscal, vimos un enorme programa para la fase 3. Creo que el Congreso se merece algo de crédito al aprobar una legislación de 700 o 800 páginas en dos semanas y por US $2.3 billones, lo que constituyó una escalada dramática con respecto a las dos anteriores. Incluso, merecen aún más crédito por reconocer la dimensión del problema y la magnitud del golpe a la economía de EEUU en particular.

Es claro que la implementación no fue excelente. El programa de ayuda a PYMES se agotó razonablemente pronto. Tuvo un inicio muy irregular, muy escalonado con muchos prestamistas – pero igualmente muchos prestatarios que no pudieron acceder a este tan pronto como hubieran querido. Y está claro que el dinero se ha acabado y que entonces se procedió a aprobar la fase 4 por el Senado, con un casi medio billón de dólares adicional. Esto es básicamente una re-escalada del programa Pyme cuyos recursos, como ya mencioné se agotaron.

Pero esto es en gran parte una brecha. La realidad es que nadie piensa que esto es suficiente. El Congreso empezará de inmediato a pensar en la fase 5. Me siento un poco más escéptico sobre el valor de otro programa. Podría ser necesario en términos de escala, pero un par de elementos a considerar es que si la economía de EEUU o si varios de los estados o múltiples estados en EEUU empiezan una reapertura escalonada este mes y a principios de junio, será mucho más difícil para el Congreso de EEUU aprobar otro paquete masivo de estímulos fiscales cuando la gente está retornando a sus trabajos.

Es un poco más fácil conseguir esto cuando se está en un confinamiento, pero entonces, regresar al punto original en cuanto a duración y la rapidez en el mercado es lo realmente importante, y preferiría por mucho una iniciativa muy imperfecta, menor, más rápida, que una iniciativa perfecta y más grande, pero más tardada. Francamente, muchas familias y muchos negocios pequeños y medianos en EEUU simplemente novan a sobrevivir hasta junio o julio incluso con un estímulo que haya sido aprobado y haya empezado su despliegue hacia la economía.

Andrea DiCenso, Gerente de Cartera de Loomis Sayles  

Creo que el crédito debe otorgarse por el tamaño de los paquetes de estímulos. La implementación debe ser algo mayor, y más rápida. Cruzamos los dedos porque llegue un paquete de estímulos de fase 5, aunque podría ser insuficiente, y no llegar tan pronto como se requiere.

Cuando miramos la duración y lo que podría desarrollarse en los mercados globales de renta fija en las próximas semanas, creemos que, lo peor probablemente haya quedado atrás, pero la mayoría de los inversionistas quieren entender, los impactos al crecimiento y la demanda globales se aislarán en el segundo trimestre de 2020, o es probable que esto se extienda al tercer trimestre de 2020.



MÁS SOBRE Internacional