Lecciones que nos dejo la Gripe Española en 1918

Las ciudades que adelantaron el distanciamiento social crecieron más tras la pandemia
Lecciones que nos dejo la Gripe Española en 1918

Tijuana.- La salida a esta pandemia del Covid-19 que se ha disparado a nivel global parece lejano y más aún por las repercusiones que se han ido presentando. Sin embargo, este hecho nos remonta a los casos similares que ocurrieron en el pasado y que puede ser un ejemplo de esperanza. 

Uno de los pocos precedentes en los que podemos encontrar algo de luz sobre los efectos económicos de una pandemia: es la mal llamada gripe española de 1918.

La cual nos deja deja algunas lecciones válidas para afrontar el choque económico del coronavirus.

-Las ciudades que se adelantaron en la toma de medidas de distanciamiento social y fueron más agresivas en su aplicación “no solo no tuvieron un desempeño peor, sino que crecieron más rápido cuando la pandemia pasó”. Y que “las intervenciones no farmacológicas [entre ellas, el cierre de colegios, teatros e iglesias; la prohibición de reuniones públicas y funerales; la puesta en cuarentena de los casos sospechosos y la restricción en los horarios de apertura de negocios] no solo redujeron la mortalidad: también mitigaron las consecuencias económicas adversas de la pandemia”, cierran los investigadores, los dos primeros de la Reserva Federal de EE UU y de la Reserva Federal de Nueva York y el tercero, del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

¿Por qué las medidas de restricción se asocian con una mejor salida?

“Pero en una pandemia la actividad económica también se ve reducida sin ellas, dado que los hogares reducen el consumo y la oferta de trabajo para evitar ser contagiados. Por lo que estas medidas pueden solventar problemas de coordinación asociados con la lucha contra la transmisión de la enfermedad y mitigar la disrupción económica vinculada a la pandemia”, agregan. Según sus cifras, una reacción 10 días antes de la llegada de la gripe aumentó el empleo manufacturero en alrededor de un 5% en el periodo posterior a la enfermedad. Y la extensión de las medidas de distanciamiento social durante 50 días más incrementó esa tasa de empleo industrial en un 6,5%.

Los países que han aplicado medidas de distanciamiento social en una fase temprana de la pandemia, como Taiwán o Singapur, “no solo han limitado el crecimiento de la infección: también parecen haber mitigado la peor disrupción económica causada por la pandemia”. Las lecciones, hoy, vienen de Oriente.

Leer artículo completo 



MÁS SOBRE Internacional