Los empleados mexicanos se sienten escuchados pero sus empleadores no actúan, de acuerdo a investigación del Workforce Institute de UKG.

Aunque los empleados se sienten escuchados, más de un tercio (31%) no cree que sus comentarios conduzcan a un cambio tangible.

Los empleados mexicanos se sienten escuchados pero sus empleadores no actúan, de acuerdo a  investigación del Workforce Institute de UKG.
Por: EL MEXICANO | 09/09/2021

Ciudad de México a 9 de Septiembre de 2021 — Después de casi dos años de trastornos en el lugar de trabajo relacionados con la pandemia y las continuas incógnitas sobre el futuro de la vida y el trabajo, una investigación global 1 en 11 países realizada por  el Workforce Institute de  UKG expone una brecha problemática entre la voz de los colaboradores y la acción de los empleadores en México que -si no se resuelve- puede desvincular a los trabajadores, alimentar la rotación y obstaculizar el rendimiento empresarial.

 

Aunque los empleados se sienten escuchados, falta la acción del empleador.

 

La gran mayoría de los colaboradores mexicanos (92%) se sienten escuchados por su empleador y también afirman sentirse "más" o "mucho más" escuchados (67%) en comparación con 2020. Como resultado, el compromiso con su empleador ha alcanzado el 66%, mientras que el número de empleados poco motivados no supera el 10% ["ni comprometido ni desvinculado" (8%), "algo desvinculado" (1%), "muy desvinculado" (1%)].

 

Los tres temas principales en los que los colaboradores quieren sentirse más escuchados son: el desarrollo profesional (39%), los beneficios (30%) y la salud física y el bienestar (28%).

 

Si bien los empleados se sienten escuchados, detectan una falta de acción: más de un tercio (31%) no cree que lo que se ha comunicado conduzca a un cambio tangible.

 

"Si bien los colaboradores en México generalmente sienten que sus empleadores escuchan sus comentarios, esto es sólo el primer paso para una cultura de éxito en el lugar de trabajo", dijo Jaime Cardoso, director de marketing de UKG. "Está claro que hay que tomar medidas para mejorar la experiencia de los empleados e incluirlos en el proceso de toma de decisiones de la empresa. Si se tiene en cuenta la voz de los empleados y se escucha realmente lo que tienen que decir, aumentarán la productividad e impulsarán la innovación en la organización."

 

Los canales  de comunicación están abiertos, pero el miedo y la desconfianza son una constante. 

 

Las organizaciones han hecho grandes esfuerzos para obtener la retroalimentación de los empleados a través de diferentes canales, que van desde reuniones 1:1 (38%), buzones de sugerencias anónimas (30%), encuestas de compromiso (30%) y reuniones con la alta dirección (29%) como métodos más populares en México. Sin embargo, vale la pena señalar que casi la mitad (46%) dice que es más probable que compartan su retroalimentación de forma anónima a través de sitios de terceros como Glassdoor que a través de los canales internos. 

 

Esta falta de confianza por parte de los empleados en la comunicación podría estar asociada a posibles riesgos a su carrera -ya que un asombroso 61% preferiría cambiar de puesto a otro equipo o empresa antes que compartir sus puntos de vista- o al miedo a las críticas, ya que el 39% de los empleados se guardan sus opiniones y preocupaciones para evitar verse envueltos en una política interna tóxica.

 

Más preocupante aún es que más de la mitad (56%) confiesa que es más probable que le diga a su líder lo que quiere oír en lugar de lo que realmente siente, lo que puede obstaculizar el desarrollo a largo plazo de una organización y fomentar una cultura de desconfianza. 

 

La confianza se construye en ambos sentidos

 

La encuesta confirma que escuchar a los empleados y poner en práctica sus comentarios mejora la productividad y la eficacia de los colaboradores (58%), el bienestar (79%), el compromiso (78%), la confianza (78%), e infunde un sentido más profundo de su trabajo (75%). 

 

"Está claro que tanto los empresarios como los colaboradores deben seguir trabajando juntos en una comunicación bidireccional, sustentada en una cultura de confianza, que conduzca a una acción positiva y eficaz en beneficio de la organización", dijo Ivonne Vargas, autora, periodista, conferenciante y miembro del consejo asesor del  Workforce Institute de UKG.

 

"Debe haber un esfuerzo compartido que, aunque está bien encaminado, requiere perseverancia para lograr empleados escuchados y comprometidos, así como empresas innovadoras y productivas." 

 

Para profundizar en los datos y saber por qué invertir en la voz de los empleados debería ser un imperativo empresarial estratégico, lea el informe ejecutivo Los Escuchados y los No Escuchados.

 

Recursos de apoyo

- Nota a los editores: Por favor, refiérase a este texto cómo "el informe Los Escuchados y los No Escuchados, del Workforce Institute de UKG y Workplace Intelligence".

 

Suscríbase al Workforce Institute de UKG y siga al grupo de expertos en Twitter y LinkedIn para obtener información, investigación, blogs y podcasts sobre cómo las organizaciones pueden gestionar la fuerza de trabajo moderna para impulsar el compromiso y el rendimiento.

 

- Siga UKG en Facebook, InstagramLinkedInTwitter, y YouTube.



MÁS SOBRE Nacional