Tendencia

"Lo que suceda ahora realmente depende de nosotros". Asegura experta sobre la nueva cepa de Covid-19

Lo que suceda ahora realmente depende de nosotros. Asegura experta sobre la nueva cepa de Covid-19
Por: Andrea Contreras Piceno | 03/16/2021

A finales de del año pasado brotó en Gran Bretaña una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2.

Esta variante, denominada B.1.1.7, está dotada con mayor infectividad. De acuerdo con el COVID-19 UK Genomics Consortium, en diciembre de 2020 más del 50 % de los nuevos contagios en Gran Bretaña eran de esta variante, que hoy es dominante en las islas.

 

Presenta una transmisibilidad que incrementa entre un 38 y un 130% en lo que concierne a la variante original.

 

Su aparición ocasionó una oleada de noticias y despertó temor en el público.

Un virus es, información genética. Un manual para generar copias de sí mismo.

No existe consenso absoluto acerca de considerarlos seres vivos pero sí cuentan con la capacidad de evolucionar a través de cambios en su información genética que nombramos mutaciones.

 

La información requiere un soporte: nosotros empleamos libros y la memoria, sin embargo, las células utilizan un ácido nucleico. 

 

La vida se sostiene sobre dos tipos: el ADN y el ARN, que son parecidos, aunque con diferencias químicas esenciales.

 

Nuestras células contienen la información en ADN, pero el coronavirus la guarda en una molécula de ARN con, aproximadamente, 30.000 "letras".

 

Cuando el coronavirus infecta, la célula se torna en una fábrica de copias de sus componentes, a partir de la información contenida en el ARN genómico.

 

Cuando se han fabricado los componentes, se ensamblan formando nuevas partículas virales, que salen de la célula infectada.

 

La información genética se escribe en un lenguaje formado por palabras de tres letras, combinadas a partir de un alfabeto de cuatro letras.

 

La copia de este lenguaje es imperfecta y abre espacio a mutaciones, que son cambios en las letras de la secuencia.

Estos cambios pueden dar lugar a ventajas evolutivas, no obstante, a su vez pueden resultar letales.

 

Por influencia de la industria cinematográfica, vinculamos "mutante" con imágenes monstruosas, pero lo certero es que las mutaciones son esenciales para la evolución.

Un virus hace copias tan velozmente que podemos asistir a su evolución, impulsada por sus mutaciones.

 

Estas abren espacio a nuevas variantes, en las que se identifican mutaciones definidas respecto al virus original, pero con las que las vacunas siguen funcionando.

 

Cuando estas se acumulan, se convierten en tantas mutaciones en conjunto que el virus proyecta cambios y escapa del sistema inmune, surgiendo así una nueva cepa.

Es el caso de la gripe, cuyo virus genera nuevas cepas periódicamente, lo que obliga a modificar las vacunas cada temporada.



MÁS SOBRE Internacional