Tarjeta bancaria o departamental, ¿Cuál te conviene más?

A pesar de que ambos productos tienen características similares, es importante que los usuarios conozcan lo que ofrece cada plástico para así elegir el que más les conviene.

Tarjeta bancaria o departamental, ¿Cuál te conviene más?
Por: EL MEXICANO | 07/07/2022

Las tarjetas de crédito son uno de los productos financieros más populares y solicitados entre los mexicanos. En este rubro existen dos tipos que sobresalen: las bancarias y las departamentales. Aunque ambos productos comparten ciertas características, como que permiten crear historial crediticio y adquirir productos y servicios a crédito, cada uno está diseñado para necesidades específicas.  

 

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, elaborada por el INEGI, 54 millones de personas de la población comprendida entre 18 y 70 años cuenta con al menos un producto financiero; dentro de este espectro, el 61.5% tiene una tarjeta de crédito departamental o de tienda de autoservicio, mientras que el 33.8% cuenta con tarjeta de crédito bancaria.

 

"Con frecuencia los usuarios se preguntan qué producto financiero es mejor, la realidad es que no hay una tarjeta mejor que otra para el general de la población. Cada producto financiero tiene  características específicas que lo hacen ideal para cierto perfil de usuario. La clave está en que el usuario encuentre ese producto ideal para él y que se adapte a sus necesidades financieras", señala Daniel Rojas CEO de Rocket.la, plataforma que brinda asesoría financiera gratuita con el objetivo de impulsar la inclusión y movilidad financiera.

 

Antes de cuestionarse cuál de estas dos opciones conviene más, es necesario señalar cuáles son las similitudes y diferencias de cada una de las opciones.

 

¿En qué se diferencian las tarjetas de crédito bancarias y departamentales?

Tanto las tarjetas bancarias como las departamentales permiten que los usuarios financien sus compras con crédito revolvente. 

 

Las tarjetas bancarias son emitidas por instituciones financieras y las departamentales están respaldadas por diferentes cadenas comerciales. Ambas opciones funcionan bajo la misma premisa: se autoriza una línea de crédito y con este monto se pueden realizar compras. 

 

En el primer caso, este tipo de productos cuentan con el aval de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), mientras que las segundas son reguladas por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Estas son las instancias a las que el usuario puede acudir en caso de que la institución que expidió el plástico incurra en alguna anomalía.

 

El principal diferenciador entre este tipo de productos financieros es que las tarjetas bancarias pueden ser utilizadas en todo aquel establecimiento que acepte este tipo de pago, ya sea físico o en línea. 

 

En cambio, las tarjetas departamentales solamente se pueden utilizar en la cadena que la expide y los negocios afiliados a ella. No obstante, estos plásticos son el mecanismo de entrada más fácil para empezar un historial de crédito y después poder adquirir una tarjeta bancaria.

 

¿Cuál conviene más?

Esta es una de las preguntas más comunes que se hacen quienes buscan aplicar a este tipo de productos. De acuerdo con el CEO de Rocket, la respuesta depende de diferentes variables, como las necesidades financieras de cada cliente o la calificación crediticia.

 

"En el mercado hay productos para toda la población. Muchas veces las solicitudes de créditos son rechazadas debido a que las personas no cumplen con la experiencia o perfil crediticio para adquirir determinado producto, es decir, solicitan el producto equivocado", agrega Rojas.

 

Lo mismo sucede con el resto de los productos financieros, datos de Rocket revelan que del total de los mexicanos que solicitan un crédito, el 44% aplican al producto equivocado y por ello son rechazados. 

 

La selección de un producto financiero obedece a las necesidades de la persona, por ejemplo, si esta busca un método de financiamiento para amueblar su hogar, probablemente una tarjeta departamental se ajustará mejor a sus requerimientos debido a las promociones y ofertas especiales que este tipo de cadenas brindan a sus clientes.

 

Estos productos suelen ofrecer beneficios como descuentos en primeras compras, ventajas exclusivas en ventas de temporada, seguros a costos bajos, tarjetas adicionales sin costo, programas de fidelidad, además de que no tienen costo de apertura o anualidad.

 

Una tarjeta bancaria, por el otro lado, permite que un usuario se apalanque del financiamiento para adquirir bienes o servicios en diferentes establecimientos ya sea cubriendo el pago total sin intereses en una fecha aplazada o un pago a meses con o sin intereses. Algunas de ellas también brindan la posibilidad de retirar dinero en efectivo. 

 

De igual forma, las tarjetas de crédito bancarias cuentan con la posibilidad de obtener tarjetas adicionales, tener coberturas de seguros, programas de recompensas,  además de que son aceptadas en locales comerciales nacionales e incluso internacionales. 

 

Cualquiera que sea el producto seleccionado, el usuario debe comparar las características de cada tarjeta y analizar aspectos como su Costo Anual Total (CAT), comisiones, tasas de interés, costo, además de los beneficios y las obligaciones que cada opción conlleva.

 

Acerca de Rocket:

En Rocket brindamos valor a nuestros usuarios a través de asesoramiento financiero gratuito. Podemos preparar sugerencias personalizadas de productos financieros para nuestros clientes, que se basan en los datos que recopilamos de Buró de Crédito y otras fuentes alternativas.

Short Link:


MÁS SOBRE Nacional